Ana Fernández Toro

Un viaje de 4 meses que se convirtió en uno de 30

Horario de la charla: sábado 14 de abril, de 15:45 – 16:45 horas. Compra tu entrada pulsando aquí.

Nota: esta charla coincide con la clase magistral de Cómo mantenerte sano en tu gran viaje del equipo de viajarseguro.org

ana fernandez

Después de trabajar varios años como funcionaria en Barcelona, Ana pidió una excedencia para recorrer el mundo. Por primera vez viajaría en solitario y con una mochila.

En agosto de 2015 tomó un avión y dedicó 5 meses a viajar por Bali, Vietnam, Singapur, Australia y Nueva Zelanda. En enero de 2016 aterrizó en Buenos Aires (Argentina) y dedicó un año a viajar desde allí hasta México por tierra, a veces en bus, a veces haciendo autostop, y durmiendo en hostels o en su tienda de campaña. En enero de 2017 voló hasta Ciudad del Cabo y recorrió el sur y este de África hasta llegar a Egipto. De esta etapa africana destaca la vida local que ha llevado, durmiendo el 70 % del tiempo con gente local gracias a Couchsurfing o a que la invitaban a quedarse en sus casas las personas que la llevaban en coche de autostop (la mayor parte de los trayectos en África los ha hecho en autostop). Incluso llegó a convivir con una tribu masái en Kenia durante 10 días.

Tras visitar Egipto, fue a Jordania y después a Israel, desde donde volvió a casa… por el momento.

De este viaje ha regresado con muchísimos aprendizajes y anécdotas. De las mejores experiencias que recuerda es haber hecho voluntariado en un orfanato de Zimbabue y en un colegio de Sudán dando clases de inglés. En Vietnam aprendió a hacer kitesurf y lo perfeccionó en Colombia, donde trabajó como relaciones públicas y traductora de inglés en una escuela de kite a cambio de alojamiento, comida y usar los equipos; después lo volvió a practicar en Zanzíbar, Kenia o Egipto, haciendo tratos con las escuelas a cambio de usar sus equipos. Y así, para estirar el dinero y agrandar las experiencias, hacía intercambios que le permitieron bucear, hacer trekkings, ir de safari o sobrevolar en helicóptero las Cataratas Victoria a muy bajo coste o gratis.

Tiene anécdotas de autostop como para escribir varios libros. Por ejemplo, el conductor de Namibia que le dio techo durante una semana con su familia y le mostró lugares tan únicos como el desierto de Sossusvlei o el cañón del río Fish.

También hubo momentos duros. A veces por el choque cultural, especialmente en los países de mayoría musulmana, donde ver a una chica viajando sola les resultaba alarmante. En una ocasión discutió con unos policías que le indicaban que tenía que cubrirse el pelo y el cuerpo, a lo que ella se negaba. También tuvo un conflicto al intentar acampar en la paradisiaca Bazaruto (Mozambique) y acabó pasando la noche en dependencias policiales.

De su experiencia viajando destaca lo abrumadora que es la generosidad de la gente desconocida, que la acogía desinteresadamente abriéndole las puertas de sus casas. Y se lamenta de que haya tantos miedos y prejuicios porque al viajar es mucho lo que se aprende y lo que se crece.

Puedes seguirla en redes sociales:

Facebook: La Mochila Turquesa // Twitter: @lamochilaturquesa // Instagram: @lamochilaturquesa